Cómo ser autónomo y llegar airoso a jubilado

Si es de los que cotiza siempre por la mínima, solo tiene hasta los 47 años para decidirse a aumentar la base de cotización y mejorar así claramente su pensión.

No es una leyenda urbana: los autónomos se jubilan con una pensión mucho menor que la de los asalariados. El Ministerio de Empleo dice que la diferencia media es de un 41% por debajo, unos 463 euros mensuales menos. La explicación es sencilla: suelen cotizar por la base mínima, lo que se traduce en una pensión también mínima.

Y es que no hay que olvidar que si bien los trabajadores asalariados tienen una base de cotización que se fija y evoluciona en función de su salario, los trabajadores por cuenta propia pueden elegir la base por la que cotizan, y dada la inestabilidad de su facturación se suele pecar de elegir bases más bajas de lo debido. Así, a nadie extraña que 6 de cada 10 autónomos no confíe en poder mantener su nivel de vida actual durante la jubilación.

La diferencia entre cotizar por la base mínima o la máxima no es ninguna tontería. Se calcula que alguien con un salario bruto de 3.000 euros mensuales que decida jubilarse, lo hará con 1.580 euros al mes si hubiera cotizado siempre por la base máxima, y con 724 euros, es decir, un 54% menos, si optó por la mínima.

El hecho es que lo habitual era cotizar por bases mínimas hasta edades cercanas a los 48 años y, a partir de esa edad, aumentar las cotizaciones a la Seguridad Social con objeto de incrementar sustancialmente su pensión. Sin embargo, desde la puesta en marcha de la reforma esta planificación se ve superada y, para conseguir pensiones equiparables, se tendrían ahora que incrementar las cuotas a la Seguridad Social a partir de los 42 años y deberán cotizar ininterrumpidamente periodos de tiempo bastantes más largos.

Si no lo ha hecho antes (de los 48 años), ya no le dejarán sobrepasar esa barrera. Está aquí el elemento discriminador respecto al común de los asalariados, quienes pueden mejorar su base de cotización al mismo ritmo que lo hace su salario según va progresando.

El porqué de esa limitación está, en “evitar las compras” de pensiones de mayor cuantía en los últimos 19 o 20 años de cotización (en el futuro serán 25 años), que son los que se tienen ahora en cuenta para calcular la prestación.

Una mayor flexibilidad para cambiar las bases de cotización (actualmente puede modificarse un máximo de dos veces al año), sobre todo en los primeros años de actividad, contribuiría a que este colectivo decidiese elevar sus cotizaciones y por tanto optaría a mayores prestaciones.

Si bien para cualquier persona es importante una planificación para complementar los ingresos en la jubilación, en este caso aún es mayor, ya que la diferencia entre los ingresos en activo y los ingresos en el momento de la jubilación acostumbra a ser mayor.

No es justo que cobren menos de pensión, por eso es vital que los autónomos (y también el resto de ciudadanos) tomen conciencia de la necesidad de planificar financieramente su jubilación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s