Voy a mi entidad a pedir una hipoteca…¿será la que mejores condiciones tiene? No tengo tiempo para buscar más…

Las hipotecas variables vuelven a ganar protagonismo en la ‘guerra’ que libra la banca para captar clientes ante la recuperación del crédito hipotecario. Tras la consolidación de unos tipos fijos más competitivos que nunca, la tendencia ahora es recortar los diferenciales que se añaden al euríbor. Aunque el índice de referencia continúa en mínimos negativos y no se esperan subidas hasta 2019, la banca está dando una vuelta de tuerca más al abaratamiento de las hipotecas en una estrategia para ganar volumen de crédito y clientes vinculados a los que ofrecer productos que sí van a dejar margen de negocio, como los seguros.

Varias son las entidades que recientemente han llevado a cabo modificaciones a la baja en los precios de sus hipotecas a tipo variable.

La mayoría de entidades requiere un alto grado de compromiso por parte del cliente a cambio de ofrecerle el mejor precio posible. Es decir, que para obtener el diferencial más bajo suele ser necesario ligarse a la entidad con algo más que la domiciliación de la nómina. Algunas entidades piden ingresos mensuales superiores a 1.000, 2.000 o incluso 3.000€, dependiendo de la entidad. Además, se solicita la domiciliación de recibos, el uso de tarjetas de crédito, la contratación de varios seguros (los más habituales son de hogar y vida, pero también hay de protección de pagos) y hasta planes de pensiones.

Hay que tener en cuenta que todas estas hipotecas tienen un tipo fijo de salida que suele abarcar entre el primer y el segundo año de vida del préstamo.

 ¿Qué aspectos debemos tener en cuenta a la hora de contratar una hipoteca? 

La firma de una hipoteca es una de las decisiones más importantes de una familia y los expertos advertimos de que elegir el tipo de interés del préstamo es sólo el primer paso, ya que hay que informarse bien de las condiciones del contrato y tener en cuenta los cambios de la nueva Ley Hipotecaria.

El tipo de interés puede ser fijo, lo que garantiza que siempre se abonará una cuota idéntica, o variable, en el que interés final dependerá del diferencial que el banco pacte con el cliente, sumado al índice de referencia. Este diferencial será menor en función de los productos vinculados a la hipoteca que se contraten, por ello los expertos recomiendan comprobar si resulta rentable el ahorro en el tipo de interés frente al pago de los productos asociados.

En este caso, la nueva ley hipotecaria facilitará y reducirá los costes para cambiar de una hipoteca a tipo fijo, lo que se conoce como novación, y abaratará los costes de subrogación (cambio de banco), además de los de notaría y gestoría.

Comprobar las comisiones que la entidad cobrará por diferentes conceptos, como por la amortización anticipada, para la que la nueva normativa establecerá que la compensación que puedan cobrar las entidades sea “limitada” en el tiempo, y sólo se aplicará sobre el capital que se amortice en lugar del total de la hipoteca pendiente.

Además, los nuevos contratos hipotecarios deberán especificar si el préstamo cubre los gastos derivados de la compra como la notaría, la gestoría y los impuestos.

La nueva ley también pretende que no se repitan episodios como los de las cláusulas suelo, que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) consideró abusivas y obligó a las entidades a devolver a los clientes el dinero cobrado de más.

Para evitarlo, las entidades serán obligadas a informar al cliente de todos los aspectos del contrato hipotecario y un notario deberá corroborar que el cliente ha sido informado correctamente antes de que firme el préstamo.

Pero…¿qué nos dice la nueva Ley Hipotecaria? Aspectos principales:

Vinculación. La banca ya no podrá ofrecer un paquete hipotecario con productos vinculados obligatorios, sino que tendrá que presentar al cliente al menos dos ofertas, una sin vinculación y otra con cómo quedaría el precio en caso de contratar productos adicionales. Es decir, no será legal que se condicionen la aceptación del solicitante a la contratación de tarjetas o seguros.

Cancelación anticipada. En el caso de querer cancelar anticipadamente la hipoteca, no habrá como hasta ahora penalización con ciertas comisiones, sino que a partir del quinto año no habrá recargos.

Comisiones. Se facilitará la conversión de hipotecas variables a fijas sin comisiones y también, a partir del quinto año de vida de la hipoteca, se podrá resolver sin penalización alguna el cambio de hipoteca a otro banco.

Contrato estándar. Se prevé la creación de un contrato estándar con las cláusulas básicas al que se podrá acoger el consumidor. Además, el banco tendrá que realizar una proyección de pagos.

 

Ante todos los cambios existentes y la contínua “guerra” que tienen entre las entidades para captar clientes a base de ofertas constantes, se hace más necesario que nunca contar con una buena ayuda. ¿Por qué? Porque son muchos aspectos a tener en cuenta a la hora de contratar una hipoteca y se necesita mucho tiempo para elegir la que más nos interese y que esté todo correcto.

Así que no lo dudes más y ponte manos a la obra conmigo. Somos expertos en leer la letra pequeña y ahorrar tiempo a nuestros clientes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s