Yo ya he empezado, ¿y tú?

No hace falta ver lo que va a suceder ya que actualmente, en España, cuatro de cada diez pensiones por jubilación son inferiores al Salario Mínimo Interprofesional (SMI)

La realidad es la que es. Aunque tuviéramos muchos más cotizantes, la tendencia demográfica hacia el envejecimiento progresivo de la sociedad hace que probablemente sea muy difícil seguir garantizando una pensión que represente el entorno al 80% del último salario.

Según esta tendencia demográfica, en las próximas décadas la pensión pública no va a ser superior al 50% del salario que se cobraba cuando se trabajaba, frente al alrededor del 80% que supone en la actualidad.

Aunque he de resaltar, que ha pesar de las alarmas que saltan cada vez que se habla de este tema, el sistema público de pensiones es sostenible y, además, es imprescindible que lo sea. Los sistemas de pensiones son un elemento de acomodación social de primera magnitud y tiene reconocimiento constitucional.

En todo caso, cuestión distinta es si para garantizar esa sostenibilidad el nivel que hoy representan las pensiones públicas sobre los salarios puede ser mantenido o no, y ahí es donde probablemente los ciudadanos tendremos que hacer el esfuerzo.

Ya que, de esta manera, aunque tuviéramos muchos más cotizantes, la tendencia demográfica hacia el envejecimiento progresivo de la sociedad española hace que probablemente sea muy difícil seguir garantizando una pensión que represente el entorno al 80% del último salario con los trabajadores que vamos a tener en el futuro.

Todo esto lleva a que vaya a tener que reducirse el nivel de generosidad de las pensiones públicas. Hoy las pensiones de media son en torno al 80% (ya algo menos) y ese porcentaje tenderá a reducirse por los motivos explicados.

El efecto combinado de las reformas de 2011 y 2013 (más años necesarios de cotización, alargar los años computables de vida laboral,…) da como resultado que la pensión en las próximas décadas no vaya a ser más del 50% de los salarios. Por ello, no queda más remedio que plantearnos de aquí para el futuro que si queremos un crecimiento económico robusto, basado en el consumo, los mayores tienen que tener capacidad de compra, y eso pasa por hacer una combinación de pensión pública y pensiones complementarias privadas.

Pero quiero destacar que siempre hablo de una pensión privada como complemento a la pública, no como única pensión. Las pensiones privadas van a ser imprescindibles para garantizar un nivel de renta suficiente para que los mayores podamos consumir en el futuro.

En Antonio del Barco – Asesoría Financiera y Jurídica tenemos el remedio para que no nos coja el toro (yo me ya lo estoy aplicando), sólo tienes que contactar conmigo.

A raíz de hablar sobre las pensiones futuras, me gustaría destacar y tratar dos temas que están en boca de todos y del que, por desgracia, se está politizando (por todo el mundo) bastante en vez de tratarlo como corresponde.

En el primero de ellos quiero hacer referencia a que, a raíz de las protestas que están realizando nuestros jubilados principalmente en defensa de las pensiones pública, se ve a pocas personas jóvenes en las mismas y, en cambio, somos nosotros los que más afectados vamos a estar, ya que los jubilados actuales ya tienen su pensión pero nosotros no sabemos cuánto tendremos. No se está tomando en consideración el gran impacto que puede tener el hecho de que el sistema de pensiones sea más o menos generoso en el futuro.

 

De esta manera, destaco la necesidad de dosificar consumo y ahorro ya que, por poco que sea (como es mi caso), deberíamos empezar a plantearnos un ahorro, porque es más importante empezar pronto que ahorrar mucho.

Así, si uno empieza a planificarse entre los 20 y 30 años lo que supone un café o una caña diaria podemos llegar a conseguir alcanzar un complemento de pensión en los niveles de hoy del orden de un 25%. De los 30 a los 67 son muchos años alimentando miga a miga nuestro bienestar futuro.

El debate sobre las pensiones está “demasiado politizado” y “casi nadie” sabe qué cuantía estimada percibirá cuando se jubile.

El segundo de ellos quiero hacer referencia al asunto IPC. Respecto al IPC se preguntan si el Presupuesto del Estado puede soportar una subida de las pensiones en línea con el IPC. La respuesta es que SÍ, el Presupuesto de Estado puede sostenerlo todo, aunque habría entonces que determinar en qué partidas se dejan de invertir, si en infraestructuras, en colegios o en otras partidas.

Subir las pensiones respecto al IPC ahora mismo, con el nivel de cotización y empleo que hay en España sería algo bastante arriesgado, ya que vuelvo a recordar que las pensiones futuras se pagaran con los trabajadores que haya en el futuro no con lo que cada uno haya cotizado durante su vida laboral.

Como profesional especializado en la planificación financiera de particulares y empresas te invito a que contactes conmigo a través de esta web, en la pestaña de Contacto o visitándome en C/ Santiago, 59 en el Despacho 33.

¡Déjate sorprender por mi trabajo! Yo me encargo de todo.

“Cada cosa en su lugar, ahorra tiempo el buscar”

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s