Y Hacienda ¿cuánto se lleva?

En ocasiones, cuando tenemos nuestros ahorros depositados en algún instrumento financiero, nos solemos centrar principalmente en la rentabilidad que se puede obtener pero muy interesante es también saber cuánto pagaremos a Hacienda una vez rescatemos parcial o totalmente nuestro ahorro, es decir, qué fiscalidad tienen dichos instrumentos.

En Antonio del Barco – Asesoría Financiera y Jurídica os lo explicamos.

Hacienda clasifica los ingresos de los individuos entre rentas del trabajo y rentas de ahorro. Cuando se trata de pagar tributos por los ahorros (renta del ahorro), pueden surgir dudas sobre las distintas cargas fiscales y deducciones, según los distintos activos o productos de ahorro.

Lo primero que hay que saber es que la renta del ahorro se compone de los rendimientos de capital, por un lado, y de las ganancias y pérdidas patrimoniales, por otro. Los rendimientos de capital normalmente hacen referencia a intereses en depósitos y cuentas bancarias, mientras que las ganancias y pérdidas patrimoniales suelen ser el resultado de rendimientos de fondos de inversión, ETF (fondos cotizados), acciones, letras del tesoro y variaciones en el patrimonio. En esta categoría entran casi todas las inversiones y ganancias no salariales, con algunas excepciones como los planes de pensiones y los seguros de vida-ahorro.

En este sentido, la compensación entre los dos elementos que conforman la base imponible del ahorro será determinante para la declaración de la renta. Por ejemplo, los intereses obtenidos por un depósito y las pérdidas patrimoniales resultado de la venta de una propiedad se compensarán en el momento de hacer la declaración. Pero ¿cuáles son las características fiscales de cada producto?

Depósitos bancarios

Uno de los productos más populares son los depósitos. Es el vehículo más utilizado por ahorradores conservadores. La fiscalidad para este tipo de productos únicamente afecta a los beneficios y no al total invertido. Esto quiere decir que si, por ejemplo, ponemos 10.000 euros en el banco con un interés del 1%, obtendremos 100 euros, que son los que tributarían.  En este sentido, la fiscalidad que se aplica está dividida en tres tramos: Hasta 6.000 euros, el 19%; entre 6.000 y 50.000 euros, el 21%; y más de 50.000 €, el 23%.

Fondos de inversión

Los fondos de inversión también son una alternativa para aquellos que quieren ahorrar, pero que además buscan obtener una rentabilidad mayor a la que ofrecen los depósitos. En lo referente a la fiscalidad, este producto cuenta con algunas particularidades: únicamente tributa cuando realiza el reembolso de las participaciones.

Nosotros somos especialistas en la Gestión Activa de este tipo de instrumentos.

Si el producto genera ganancias, se integrarán en la base imponible del ahorro en los distintos tramos mencionados anteriormente. Además, otra particularidad es que el traspaso entre fondos está exento de tributación, por lo que, al mover el dinero de un fondo a otro, el inversor no tiene que pagar impuestos por las ganancias obtenidas hasta la fecha. Los gastos asociados a la adquisición y a la venta son deducibles.

Plan de pensiones

En el caso de los planes de pensiones, su finalidad es ofrecer a las personas la posibilidad de contar con recursos económicos adicionales a la pensión pública durante su jubilación. Las aportaciones que se hacen al plan de pensiones dan derecho a una reducción de la base imponible del IRPF; es decir, pagaremos menos impuestos. El límite de las aportaciones es de 8.000 euros al año. De esta aportación podremos deducirnos en la declaración de la renta la menor de estas cantidades:

– 8.000 euros anuales. Para cualquier contribuyente, independientemente de la edad.

– El 30% de los rendimientos netos del trabajo y actividades económicas.

Además, es posible realizar aportaciones a favor del cónyuge con un límite de 2.500 euros. Los requisitos que debe cumplir el cónyuge es no haber obtenido rendimientos netos del trabajo ni de actividades económicas, o los que ha obtenido son inferiores a 8.000 euros anuales.

Por su parte, los rescates de los planes de pensiones (la retirada del dinero) no tributan en los rendimientos del ahorro, sino en los rendimientos del trabajo. Por ello, al rescatarlo, es importante tener en cuenta los distintos tramos del IRPF. En ese sentido, suele ser conveniente que el rescate no se haga de una sola vez, sino en forma de rentas periódicas temporales, ya que de esa forma podrá beneficiarse de tipos impositivos más bajos

Cuadro tramos IRPF - Que el ahorro te acompañe.

Independientemente del instrumento de ahorro que elijáis, lo importante es tomar conciencia de la importancia de realizar una buena planificación que pueda aunar una buena rentabilidad, liquidez y fiscalidad a la hora de gestionar nuestros ahorros.

En Antonio del Barco – Asesoría Financiera y Jurídica tenemos el cometido de gestionar de la manera más cercana y eficaz el patrimonio (pequeño o grande) de todos nuestros clientes. 

Visítanos, ponedme a prueba y te regalamos nuestra profesionalidad!

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s