La paciencia es la madre de la ciencia

Lo sucedido en los mercados financieros el año pasado ha sido algo inusual. Nunca antes en la historia tantas clases de activo habían ofrecido rentabilidades negativas. En la práctica, esto ha supuesto pérdidas en prácticamente todo tipo de carteras. No ha habido refugio posible en el que resguardarse. La cuestión es que lo sucedido ha vuelto a poner a prueba la capacidad de los inversores para aguantar en fases adversas del mercado. Y su paciencia es más bien escasa, sobre todo la de aquellos con carteras conservadoras, los cuales sienten una verdadera aversión a ver números rojos en sus extractos. Muchos deshicieron posiciones y vendieron sus fondos en 2018 cometiendo un craso error.

Si hubiese tenido un poco de paciencia, el inversor habría recuperado en apenas un mes buena parte de las pérdidas generadas durante todo el año pasado. Lo que no funcionó en 2018 está funcionando en 2019. Esto es algo que se puede fácilmente comprobar echando un simple vistazo a la evolución mostrada por las gamas de cualquier entidad.

Pulsar el botón del pánico sale caro.

Aquel inversor que en el mes de diciembre capitulara se ha perdido gran parte de la recuperación.

Quiero destacar que cuando me refiero a “inversor” no hablo de grandes inversores. Un inversor es cualquier persona que dedica parte de su patrimonio a sacarle algún beneficio, ya sea 100 como 100.000, TODOS igual de importantes para nosotros.

El problema ha sido doble. En primer lugar, las expectativas de los inversores eran demasiado elevadas. La política de los bancos centrales ha hecho que hayamos tenido un ciclo de crecimiento muy largo y sostenido con muy baja volatilidad (oscilación). Esto ha sido una anormalidad que ha derivado en que las exigencias de rentabilidad del inversor hayan sido muy superiores a la que han podido ofrecer los activos. En segundo, que muchos de los que cambiaron el depósito por el fondo no están acostumbrados a sufrir pérdidas.

Los clientes que piensen que van a obtener de manera recurrente rentabilidades positivas todos los años se pueden llevar decepciones como las de 2018. Asustarse y vender es lo que hace daño a una cartera. Éstas tienen que ser estables y estar diseñadas para batir a la inflación y generar rentabilidades de entre un 4% y un 6%. Y para conseguirlo hay que mantenerse en el mercado a lo largo de un ciclo. Si tú eres inversor, debes tener un horizonte de inversión mínimo de tres años. No hay que pensar tanto en el rabioso corto plazo como en el largo plazo, asunto que siempre ha sido muy difícil de interiorizar en estos sectores.

Optar por abandonar los depósitos, que rentan menos que la inflación, y construir carteras conservadoras orientadas a generar rentabilidades de entre el 2% y el 3% es un movimiento inteligente. Ese perfil conservador quiere ese 2-3%, pero en cuanto aparecen las primeras pérdidas se pone nervioso. La importancia de no ponerse nervioso y aguantar es algo que cuesta mucho hacer llegar.

(SÍ, existen fondos con poco riesgo y SÍ, también se puede perder con fondos de Renta Fija, de ahí la importancia de consultarnos para ver cuál es tu perfil y que es lo que más te conviene)

Los mercados tienden a reaccionar en exceso ante los acontecimientos que nublan las perspectivas a corto plazo. Como inversor, es importante tomar distancia en estos momentos y afrontarlos con amplitud de miras.

A menudo, estas preocupaciones nos la trasladan a nosotros (y encantados de recibirlas y solucionarlas) por lo que tenemos que hacer que nuestros clientes se sientan seguros en cualquiera de las fases en la que se encuentre su inversión y trazarle el mejor camino hacia la tranquilidad creando una plan equilibrado y muy diversificado (la teoría de los huevos y las cestas que tanto me gusta 🙂 ).

El reto que siempre nos planteamos en Antonio del Barco – Asesoría Financiera y Jurídica es ofrecer lo que el cliente necesita y con la mayor tranquilidad y seguridad.

No podemos decidir por ti pero si podemos acompañarte a tomar la mejor decisión”

TRANSPARENCIA, TRANQUILIDAD Y SEGURIDAD PARA PARTICULARES Y EMPRESAS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s