El futuro de las hipotecas con los tipos de interés en mínimos históricos

El tipo medio de interés al inicio de los préstamos sobre viviendas cayó al 2,47% en noviembre, el nivel más bajo desde el estallido de la crisis en 2009.

Estamos en un periodo en el que se nos hace muy difícil elegir entre hipotecas fijas o hipotecas variables o mixtas (las entidades no nos lo ponen fácil porque barren para casa y nos desconciertan).

Vamos a ver como se ha movido el mercado de las hipotecas durante este año pasado y en la situación que se encuantran. Eso, sumado a la ayuda de nuestra empresa nos aclarará un poco en donde nos movemos o qué sería lo más conveniente.

El interés medio de las hipotecas cerró noviembre en mínimos históricos desde el estallido de la crisis en 2009, lo que deja en el aire la rentabilidad de estos productos para las entidades financieras.

En concreto, los datos provisionales publicados este lunes por el Instituto Nacional de Estadística (INE) han mostrado un tipo de interés medio al inicio de las hipotecas sobre viviendas del 2,47%. Esta cifra es un 6,1% inferior a la de noviembre de 2018. Sobre el total de fincas, el tipo medio ha bajado hasta el 2,40%.

El INE solo se remonta diez años en su serie histórica para analizar la evolución de los tipos de interés en los préstamos hipotecarios. Desde enero de 2009, han bajado del 5,4% al 2,4% de noviembre de 2019, sin visos de que la tendencia frene.

Estudios han señalado que “a corto medio plazo no vemos un motivo por el cual vaya a cambiar esa tendencia”. Entre los principales motivos de esta evolución está la política de tipos negativos del Banco Central Europeo (BCE) y la guerra comercial de los bancos. Este hecho pone en riesgo los delicados ratios de rentabilidad de las entidades financieras

A este respecto, los compradores particulares con necesidades hipotecarias siguen beneficiándose de unos tipos extraordinariamente bajos, debido la enorme competencia que aún existe entre entidades.

La nueva presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, ha dejado claro que mantendrá las medidas de estímulo promovidas por su predecesor, el italiano Mario Draghi. Por otro lado, los bancos buscan aumentar sus ratios de rentabilidad. Para ello, han lanzado grandes ofertas de hipotecas a tipo variable, aunque lo que más buscan en estos momentos es firmar préstamos a tipo fijo.

El 57,3% de las hipotecas sobre viviendas se constituyeron en España a tipo variable y el 42,7% a tipo fijo durante noviembre. El tipo de interés medio al inicio ha sido del 2,15% para las hipotecas sobre viviendas a tipo variable (un descenso del 12,1%) y del 3,01% para las de tipo fijo (un 0,3% mayor).

Menos hipotecas

El número de hipotecas constituidas sobre viviendas inscritas en los registros de la propiedad se situó en 29.146 el pasado noviembre, cifra un 0,5% inferior a la del mismo mes de 2018. Este dato representa el más bajo en noviembre desde 2017, según ha informado este lunes el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Aunque los datos manifiestan que el sector hipotecario ha conseguido superar el bache de la entrada en vigor de la Ley Hipotecaria y ha logrado volver al volumen de préstamos anterior a ese momento.

Aún así, es probable que durante los próximos meses asistamos a cierta ralentización en el ritmo de crecimiento hipotecario.

Gran parte del parón que se registra en el mercado se debe a la paralización de inversiones, que generalmente no necesitan financiación y claramente a los efectos de la entrada en vigor de la nueva Ley Hipotecaria durante los meses de agosto y septiembre y, aunque todavía los arrastramos, los datos de noviembre dejan ver que la actividad en el mercado inmobiliario está volviendo a la normalidad.

Si estás en ese maravilloso momento en el que te quieres comprar una casa y necesitas hipoteca pero no sabes bien si tu banco te ofrece lo mejor, qué es el TIN, qué es el TAE, tipo fijo, tipo variable,…en Antonio del Barco – Asesoría Financiera nos encargamos de facilitarte el proceso y hacer todo ese trabajao por ti.

No podemos decidir por ti pero si podemos acompañarte a tomar la mejor decisión

TRANSPARENCIA, TRANQUILIDAD Y SEGURIDAD PARA PARTICULARES Y EMPRESAS

En el fondo…

Antes de comentar las características principales y qué son en realidad los fondos de inversión, me gustaría aclarar y romper el mito sobre los fondos. Cuando nos preguntan por fondos de inversión lo más habitual es que se nos dispare una alarma en nuestro cuerpo porque siempre, o por lo general, se asocia Fondos de Inversión al riesgo, es decir, que si invertimos en fondos estamos arriesgando nuestro patrimonio…

¡Y NO TIENE PORQUÉ SER ASÍ!

Los fondos de inversión tienen una amplia gama de modalidades y estrategias que nos permite invertir (cuando depositas tu dinero en cuentas y depósitos también estás invirtiendo) lo que consideremos de nuestro patrimonio con riesgo prácticamente nulo si así lo queremos, ya que estos instrumentos dan acceso a cualquier mercado, están gestionados por profesionales y diversifican dicho riesgo.

Por este motivo y porque cada vez se nos informa más y mejor sobre este tipo de instrumentos la industria de la inversión ha evolucionado en paralelo al desarrollo económico y a las demandas de los clientes. Históricamente, el español ha tenido un perfil conservador, siendo los depósitos y las cuentas remuneradas los instrumentos financieros preferidos.

Pero el escenario de los últimos años –con los tipos de interés en mínimos históricos– y el crecimiento en calidad y cantidad de la oferta ha abierto el abanico de opciones.

La inversión colectiva se ha consolidado como una de las alternativas más atractivas. Se trata de instituciones que reúnen las aportaciones de varios particulares y organizaciones y las invierten siguiendo una estrategia. La rentabilidad de cada partícipe se obtiene de manera proporcional a su participación.

De todas, las más conocida entre los particulares y la que vamos a tratar son los fondos. A continuación detallamos qué son, cómo funcionan y qué ventajas tienen frente a otros productos.

¿Qué es un fondo de inversión?

Forman un patrimonio sin personalidad jurídica constituido por las aportaciones de múltiples inversores/ahorradores. Según detalla el Banco de España, “la sociedad gestora que ejerce la administración y representación del fondo se encarga de invertir estas aportaciones en distintos activos e instrumentos financieros, cuya evolución en los mercados determina los resultados obtenidos por los inversores o partícipes”.

Existen distintos tipos de fondos. Por ejemplo, en función del activo en el que invierten, puede haber de renta fija, de renta variable o pueden ser mixtos. También los hay de gestión pasiva, garantizados o temáticos, entre otros.

¿Cómo funciona?

La vía de entrada para un particular es comprando participaciones (lo que se denomina también suscripción). En el momento que quiera salir las puede vender (reembolso) como en cualquier otro activo.

Rentabilidad

El precio de mercado de cada participación varía dependiendo de la evolución de los valores que componen el fondo (acciones, bonos…) y se calcula diariamente dividiendo el patrimonio del fondo por el número de participaciones en circulación. Mediante esa operación se logra el valor liquidativo. El rendimiento que consigue un partícipe o inversor resulta del porcentaje de variación del valor entre la fecha de compra y el momento de venta.

*Los fondos reportan diferentes ventajas para el inversor como son unos costes inferiores a otros instrumentos financieros, una gestión profesional y la diversificación de los activos. Permiten el diferimiento fiscal: hasta que no se vendan las participaciones no hay que pagar impuestos.*

En Antonio del Barco – Asesoría Financiera nos encargamos de esa Gestión Activa Profesional para mantener que nuestro patrimonio esté en el mejor momento y en el mejor mercado según las necesidades.

Ventajas

Los fondos de inversión dan acceso a cualquier mercado y permiten al particular entrar en activos e instrumentos que, en muchos casos, no estarían a su alcance.

Por otro lado, está la gestión profesional. La gestora del fondo pone a un profesional que dedica todo su tiempo a analizar el comportamiento de los mercados, investigar a las empresas y tomar las decisiones de inversión buscando la mayor rentabilidad a las aportaciones de los inversores, siempre de acuerdo con el objetivo y política de inversión.

Todo esto sumado a que en Antonio del Barco – Asesoría Financiera nos encargamos de esa Gestión Activa Profesional para mantener que nuestro patrimonio esté en el momento adecuado y en el mejor mercado según las necesidades.

Es la mejor manera que tenemos los inversores/ahorradores de “a pie” de poder obtener rendimiento de nuestro patrimonio con la mayor seguridad posible actualmente, diversificando el riesgo y siempre adaptado al perfil y necesidad con el que el cliente se encuentre cómodo.

“No podemos decidir por ti pero si podemos acompañarte a tomar la mejor decisión”

TRANSPARENCIA, TRANQUILIDAD Y SEGURIDAD PARA PARTICULARES Y EMPRESAS

No siempre tu propio banco es la mejor opción

Financiar la totalidad del valor de una vivienda es posible aunque bajo ciertos requisitos y no siempre todos los bancos las aceptan.

Tras el estallido de la burbuja inmobiliaria, durante la cual se firmaban a menudo hipotecas sin valorar adecuadamente los requisitos o el valor del inmueble, el acceso a la financiación de una vivienda es más complicado. En la actualidad, la mayoría de los bancos solo conceden como hipoteca el 80% del valor de compraventa o de tasación y si ambos importes no coinciden eligen el menor, por lo que los clientes tienen que tener una parte ahorrada para acceder a la compra de una vivienda. De esta manera, las entidades de crédito se protegen ante posibles impagos, ya que con la venta de la casa en el mercado podrían recuperar el dinero.

Sin embargo, podemos conseguir una hipoteca obteniendo el 100% de la financiación si estamos dentro de una serie de perfiles o si cumplimos una serie de requisitos que nos ayude a conseguir dicha financiación. Vamos a ver estas dos opciones:

  • Existe una modalidad de hipoteca que, si se cumplen ciertos requisitos, permite la financiación del 100% del valor de un inmueble. Pese a que no es muy habitual, no todos los bancos lo ofrecen, ni está disponible para todos los clientes, esta opción permite al cliente poder acceder a la compra de una vivienda sin tener ahorrado parte del importe. No obstante, implica un mayor endeudamiento y los requisitos deben ser mayores. Además, este tipo de financiación no es solo un riesgo para la entidad, sino también para el cliente ya que asume mayor carga de deuda. Ante estos riesgos, las exigencias para obtener este tipo de préstamo hipotecario son mayores. Se tienen muy en cuenta los ingresos y los perfiles con sueldos altos y estables tienen más opciones de que se les conceda esta financiación. Además, la mayoría de las entidades que ofrecen esta financiación buscan desprenderse de los inmuebles que todavía tienen en su cartera procedentes de la crisis, cuando se produjeron gran número de impagos. Así, conceden hipotecas que financian la totalidad de la vivienda si se trata de un inmueble propiedad del banco.
  • Otra de las formas de poder obtener financiación al 100% del valor de la vivienda es utilizando lo que se denomina como avalista personal o doble garantía. Esto consiste en poner como avalistas a personas trabajadoras que pueden reforzar la operación aportando como garantía personal su propio salario o aportar a la operación de financiación un bien inmueble que esté libre de carga. En este segundo caso el hecho de aportar esa garantía inmobiliaria dentro de la hipoteca hace que las valoraciones de los bienes se eleve y así se eleve la posibilidad de conseguir el 100% de la hipoteca.

De manera muy resumida éstas son dos vías para poder obtener financiación al 100% para nuestra vivienda aunque no todas las entidades bancarias y cajas de ahorro contemplan estas posibilidades de financiación al 100%.Por ello desde Antonio del Barco – Asesoría Financiera, nos encargamos de ahorrarte tiempo y encargándonos de encontrar la financiación que más se adapte a ti o la que sea posible en función de tus necesidad y características.

Si estás pensando en solicitar financiación tanto para la compra de una casa, maquinaria, terreno,…ponte en contacto con nosotros ¡sin compromiso alguno!

“No podemos decidir por ti pero si podemos acompañarte a tomar la mejor decisión”

TRANSPARENCIA, TRANQUILIDAD Y SEGURIDAD PARA PARTICULARES Y EMPRESAS

PIAS o cómo eximirte de tributar hasta el 92% de tus rentas

La exención fiscal de estos instrumentos de ahorro se incrementa cuanto mayor es la edad del perceptor

Seguridad, rentabilidad, facilidad de comprensión, o comisiones son algunas de las características que los ahorradores buscan en los instrumentos financieros en los que depositar su ahorro, especialmente si se trata de un objetivo de ahorro a largo plazo como en el caso de la planificación de la jubilación.

Pero hay otro factor esencial para los ahorradores, y es la fiscalidad de los instrumentos financieros. Una rentabilidad que no ha tenido en cuenta las obligaciones fiscales del instrumento en el momento de su reembolso (y en el momento de las aportaciones, si procede, como es el caso de los planes de pensiones) no es una rentabilidad que podamos valorar en términos netos. Es posible que un instrumento con una mayor rentabilidad bruta que otro, nos suponga menos capital en el bolsillo por el hecho de estar peor tratado fiscalmente.

El PIAS, un producto con el que puedes estar casi exento fiscalmente

El PIAS (Plan Integral de Ahorro Sistemático) es un vehículo de ahorro previsional a largo plazo que permite la constitución de una renta vitalicia asegurada que podrá servir de ingresos complementarios a la pensión pública de la Seguridad Social. El capital acumulado que dará lugar a las rentas vitalicias se constituye a través de aportaciones periódicas (primas).

Por su estructura, podríamos afirmar que se trata de un instrumento de ahorro que se sitúa a caballo entre los planes de pensiones y los seguros.

Principales características del PIAS

  • Tomador (quien contrata el seguro), asegurado (la persona sobre quien recae la concurrencia de los riesgos asegurados) y beneficiario (el perceptor de la prestación) coinciden en la misma figura.
  • Como seguro de vida en el que se articula, ofrece un capital asegurado en caso de fallecimiento del titular.
  • Las aportaciones podrán tener carácter periódico (mensual, trimestral, semestral o anual) o extraordinario. No podrán exceder anualmente los 8.000 por persona y el máximo global del ahorro será de 240.000 euros por persona. Estos límites son independientes de los que aplican en otros instrumentos de previsión, como los planes de pensiones o los planes de previsión asegurados.
  • Los PIAS no están sujetos a supuestos de liquidez como por ejemplo los planes de pensiones, en los que hay que esperar a la jubilación o a determinados supuestos de rescate anticipado para poder disponer del capital. Los PIAS podrán percibirse en cualquier momento, si bien habrá que esperar a que transcurran al menos cinco años para disfrutar de las ventajas fiscales.
  • Es posible traspasar los derechos de un PIAS a otro, pero a diferencia de otros vehículos de ahorro previsional, cada contribuyente podrá contratar un solo PIAS.

Fiscalidad: Posibilidad de reducirse hasta el 92% de la renta

Es en el momento del rescate es cuando el titular se beneficia de las ventajas fiscales de este instrumento, siempre y cuando hayan transcurrido al menos cinco años desde su constitución.

Se tributará por rendimientos del capital mobiliario a medida que se perciben las rentas, y la cantidad sujeta a tributación dependerá de la edad del partícipe en el momento del inicio del cobro de la renta vitalicia.

  • Los menores de 40 años tributan por el 40% de la renta obtenida. Con un tipo del ahorro del 19%, el tipo efectivo de tributación es del 7,6%.
  • Entre 40 y 49 años, se tributa por el 35% de la renta obtenida (tipo efectivo 2015: 6,65%).
  • Entre 50 y 59 años, se tributa por el 28% de la renta obtenida (tipo efectivo 2015: 5,32%).
  • Entre 60 y 65 años, se tributa por el 24% de la renta obtenida (tipo efectivo 2015: 4,56%).
  • Entre 66 y 69 años, se tributa por el 20% de la renta obtenida (tipo efectivo 2015: 3,8%).
  • A partir de 70 años, se tributa por el 8% de la renta obtenida (tipo efectivo 2015: 1,52%).

En caso de no haber transcurrido al menos 5 años desde la constitución del producto, se tributará como rendimiento del capital mobiliario sin ningún tipo de reducción:

  • Hasta 6.000€ el tipo será del 19%
  • Entre 6.000€-50.000€ el tipo será del 21%
  • De 50.000€ en adelante el tipo será del 23%

En cualquier caso ésta es sólo una de las diversas alternativas que tenemos a la hora de plantearnos el cubrir el déficit de ingresos que tendremos cuando cobremos una pensión de jubilación, de sacar rendimiento a nuestros ahorros y de conseguir que la presión fiscal no nos afecte tanto. Cada persona tiene unas circunstancias y necesidades que hay que valorar a la hora de elegir la mejor opción.

En Antonio del Barco – Asesoría Financiera estamos especializados (y concienciados) en organizar y gestionar la planificación patrimonial y financiera, por lo que si necesitas saber más sólo tienes que ponerte en contacto con nosotros.

“No podemos decidir por ti pero si podemos acompañarte a tomar la mejor decisión”

TRANSPARENCIA, TRANQUILIDAD Y SEGURIDAD PARA PARTICULARES Y EMPRESAS

Cuando a nuestro dinero le “roban” el valor

Las entidades cobraron de media un 0,09% a las empresas por los nuevos depósitos a plazo constituidos en pasado mes de julio.

Desde hace unos días es sabido que los bancos españoles acaban de revelar al Banco de España que ya están cobrando por los depósitos de las empresas no financieras, una práctica que las entidades anunciaron que iban a poner en marcha para contrarrestar el efecto de las nuevas bajadas de tipos del BCE, pero que lo cierto es que ya la están aplicando desde hace algunos meses, al menos desde comienzos de 2019, tal y como demuestran los datos hechos públicos por el supervisor.

En la última actualización de las estadísticas del Banco de España, que se produjo a primera hora del viernes, se puede comprobar que el tipo de interés aplicado por los bancos a los depósitos a plazo de las sociedades no financieras -en las que no se tienen en cuenta los depósitos de grandes aseguradoras o gestoras y fondos de inversión- es negativo, al menos desde el pasado mes de enero.

Hasta el pasado viernes no se podía comprobar en las estadísticas oficiales del supervisor que las empresas ya pagan por guardar su dinero, pero a raíz de la nueva información que han remitido los bancos a la Dirección General de Economía y Estadística, el personal del Banco de España ha revisado el tipo de interés que se aplica a los depósitos a empresas desde enero.

Como fruto de esta corrección ahora se puede ver que las entidades cobraron de media a las empresas un 0,13% por sus nuevos depósitos a un año durante los meses de enero y febrero, tasa que bajó al 0,07% en marzo y abril, al 0,2% en mayo, que subió al 0,16% en junio -tras las palabras del BCE- y que se situó en el 0,09% en julio, el último dato disponible. Antes de la actualización, se suponía que los bancos habían remunerado entre un 0,22% y un 0,47% a las empresas por guardar su dinero entre los meses de enero y junio.

Habrá que esperar para saber con precisión desde cuándo los bancos están efectuando esta práctica.

¿Se llegará a cobrar a clientes particulares?

Por ahora, según los datos del Banco de España, solo se estaría cobrando por los nuevos depósitos a plazo de las empresas y no por sus cuentas corrientes, que se utilizan para el pago a proveedores, nóminas o realizar cobros. De hecho, este tipo de cuentas mantiene una remuneración del 0,09% desde mayo y el supervisor no ha modificado los datos que se han ido publicando desde 2019.

Sea como fuere, esta práctica de cobrar por los depósitos de las empresas cuenta con la bendición del BCE, que este mismo verano publicó en su página web un estudio en el que insta al sector a trasladar el actual escenario de política monetaria -con el tipo oficial de depósito en el -0,4% desde 2016- a la economía real, ya que para las entidades, cobrar por los depósitos bajaría el coste de financiación de las mismas y elevaría los volúmenes de crédito.

Si los tipos de interés siguen cayendo, otra opción que barajan los bancos es empezar a cobrar por los depósitos de los clientes particulares. En algunos países ya se hace, como Suiza.

Pese a que suena extraño que el banco cobre por guardar el dinero de sus clientes, lo cierto es que las cuentas corrientes de las familias tan solo remuneran un 0,03% de media, umbrales que se sitúan por debajo de la inflación, lo que significa que, en términos reales, los pequeños ahorradores están perdiendo dinero tanto si lo tienen en el banco como si lo guardan debajo del colchón.

De ahí que siempre hagamos desde Antonio del Barco – Asesoría Financiera hincapié a nuestros clientes en el hecho de dejarse asesorar y valorar varias alternativas hasta encontrar las opciones más adecuadas para que nuestros ahorros (ya que nos supone un esfuerzo) genere más de lo que “nos cuesta la vida diaria”, es decir, supere la inflación.

“No podemos decidir por ti pero si podemos acompañarte a tomar la mejor decisión”

TRANSPARENCIA, TRANQUILIDAD Y SEGURIDAD PARA PARTICULARES Y EMPRESAS

No por pagar más nos va a salir mejor

Un plan de inversión es un 27% más rentable que la base máxima de cotización para la jubilación de autónomos

Con este titular tajante abrimos el blog de hoy. Y es que muy habitual entre el colectivo autónomo plantearse la opción de subirse la cuota correspondiente a la Seguridad Social de cara a plantearse tener un buen nivel de vida cuando dejemos de trabajar.

A continuación vamos a desglosar de manera breve los motivos y las causas de la afirmación del inicio.

La opción de recurrir al ahorro privado a través de un plan de inversión puede ser un 27% más rentable que aumentar al máximo la base de cotización en el caso de la preparación de jubilación de autónomos.

En España existen 3,2 millones de inscritos en el Régimen Estatal de Trabajadores Autónomos (RETA). Según un informe de Infoautónomos, el 51,5% tiene entre 40 y 51 años, y el 76% cotiza por la base mínima, por lo que el día de mañana les correspondería una escasa pensión que no garantizaría su tranquilidad durante su jubilación.

Actualmente, la base mínima de cotización en España se sitúa en 944,35 euros y supone el pago de una cuota mensual de 283,32 euros, mientras que para cotizar por la base máxima, fijada en 4.070 euros, la cuota mensual ascendería a 1.221,03 euros.

Si un autónomo de 40 años decidiera cotizar por la base máxima durante los 25 años que le quedan hasta jubilarse, en ese periodo de tiempo habría aportado a la Seguridad Social 366.309 euros, lo que le daría derecho a la pensión máxima de 2.659,41 euros al mes, que con la esperanza media de vida en España de 85 años supondría cobrar durante su jubilación un total de 670.171,74 euros, según el estudio.

Por el contrario, si optara por seguir cotizando por la mínima y destinar esa diferencia de 937,71 euros mensuales a un plan de ahorro privado, su aportación a la Seguridad Social en esos 25 años sería de 84.990 euros. Esto le supondría cobrar la pensión mínima (sin cónyuge a cargo) de 642,90 euros al mes, que viviendo 85 años supondría cobrar 225.015 euros.

Mientras, ese ahorro privado podría destinarse a una cartera moderada de inversión (50% renta variable más 50% renta fija), que históricamente ha conseguido un rendimiento del 6,73%, con lo que al cabo de los 25 años habría acumulado 628.146,44 euros. Si a esta cantidad se le suman los 225.015 euros recibidos de la Seguridad Social, representaría un importe total de 853.161,44 euros, es decir, un 27,3% más que si se hubiera aumentado la cuota de autónomos al máximo.

Desde Antonio del Barco – Asesoría Financiera utilizamos siempre la máxima de “rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras“. Pero contando con la gestión activa de un buen equipo como el nuestro hacemos que se pueda cumplir.

AHORRO PRIVADO

Las reformas del sistema de pensiones llevadas a cabo en 2011 y en 2013 van a suponer una reducción de la pensión de entrada que la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) estima en más del 15% para 2030, y a partir de ahí se irá reduciendo paulatinamente.

Por ello, el Banco de España insiste en la importancia de aumentar el ahorro privado de cara a la jubilación. En España, los activos de los fondos de pensiones privados alcanzan sólo el 14% del PIB, frente al 50% en la media simple de la OCDE.

En este sentido, desde Antonio del Barco – Asesoría Financiera nos gusta hacer hincapié en que el tiempo y los beneficios del interés compuesto siempre juegan a favor del inversor, por lo que recomendamos a los autónomos la gestión de su patrimonio cuanto antes (nosotros somos expertos en la materia), y apuntamos como “escenario ideal” que, al mismo tiempo se comienza a pagarla cuota a la Seguridad Social, se iniciaran también en el camino del ahorro privado (algo que sabemos que es complicado pero que con una buena planificación financiera ay lo hemos conseguido).

Hay una serie de pautas y consejos a la hora de empezar con el ahorro privado de cara al futuro. Siempre aconsejamos seguir esas pautas si es posible (destinar al menos un 10% del salario al ahorro, empezar lo antes posible,…) pero sabemos de la dificultad que a veces atañe cumplir estas premisas por lo que en Antonio del Barco – Asesoría Financiera os aconsejaremos y ayudaremos valorar tu situación y necesidades y a partir de ahí empezar a trabajar en lo más adecuado.

“No podemos decidir por ti pero si podemos acompañarte a tomar la mejor decisión”

TRANSPARENCIA, TRANQUILIDAD Y SEGURIDAD PARA PARTICULARES Y EMPRESAS

¿Pagar más o ahorrar más?

Hoy tratamos un tema bastante interesante y, en mi opinión, muy relevante a la hora de planificarnos de cara a nuestro futuro.

Esta semana se me presentaba la situación que se plantean muchos trabajadores autónomos: aumentar su base de cotización para cobrar una pensión más alta. Pero hay una alternativa mejor: ahorrar dinero a largo plazo, donde los resultados serán mejores y el esfuerzo económico presente será muchísimo menor. Vamos a a desarrollarlo.

La jubilación es un tema que preocupa a todos los trabajadores, aunque especialmente a los autónomos. Si en un futuro quieren percibir la pensión más alta (2.659 euros) deben CUADRUPLICAR su base de cotización, lo que supone pasar de una cuota mensual mínima de 283 euros a una máxima de 1.220 euros. Un coste que, a tenor de los datos, la mayoría decide no asumir. El 86% de los trabajadores por cuenta propia cotiza por la base mínima, según la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA), lo que les dará derecho a una pensión de 774 euros. Esto es así por el enorme esfuerzo económico que supone elevar la cuota y por la desconfianza en el sistema de pensiones público.

Ante esta tesitura existe un Plan B (que por mi opinión y experiencia debería ser más bien el Plan A) para cubrir esa “contingencia” y cuyo sacrificio económico es muy inferior al aumento de la base de cotización a la Seguridad Social. Una buena forma de complementar la pensión pública es empezar a ahorrar ese dinero a través de algún instrumento financiero como planes de pensiones, PIAS, Unit Linked,…principalmente en renta variable, ya que mientras más largo plazo sea más rendimiento obtendremos.

Fuente: Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA).

Según estudios, en 2040, la esperanza de vida en España será de cerca de 86 años, lo que significa que tendremos dos décadas de retiro desde que nos jubilemos a los 67 años. Durante este periodo, con la base de cotización mínima, el autónomo percibiría del Estado un total de algo más de 185.000 euros; y con la máxima, casi 640.000 euros. Es decir, hay una diferencia de 454.000 euros, una cifra que, si no se eleva la cotización, solo se puede alcanzar si el trabajador pone a trabajar sus ahorros y los invierte a largo plazo en renta variable.

Con 30 años, tendríamos que ahorrar 110 euros todos los meses hasta la edad de jubilación para alcanzar la pensión de jubilación máxima, lo que supondría una inversión acumulada de tan solo 26.400 euros; con 40, el gasto sería de 300 euros mensuales (72.000 euros), lo que nos indica que cuanto más tiempo dispongamos para alcanzar el objetivo, el esfuerzo económico será significativamente menor.

Como profesionales en planificación financiera, en Antonio del Barco – Asesoría Financiera realizamos un estudio en función de tu edad, ingresos, perfil, necesidades,…para así poder elegir la mejor forma de poder complementar tu pensión.

La clave, el interés compuesto

¿Dónde está el truco? En el interés compuesto. Si invertimos en un instrumento financiero que de media tenga una rentabilidad anual del 10% (a muy largo plazo SÍ se puede conseguir) este rendimiento se irá acumulando a la inversión inicial, lo que hace que la cantidad sobre la que aplicar cada año el interés sea cada vez mayor. Como hemos visto, su impacto a largo plazo es exponencial. Así, el coste para percibir una renta mensual equivalente a la pensión máxima a través de un instrumento financiero es de casi 600 euros al mes (280 de cuota de autónomo y 300 euros de ahorro para invertir) versus 1.220 euros de cuota de autónomo máxima. Es decir, ¡EL ESFUERZO ES LA MITAD!

El único “sacrificio” que exige la inversión es constancia, periodicidad. Por ejemplo, como yo hago, es considerar el ahorro para la jubilación como uno más de nuestros gastos fijos.

Es importante tener en cuenta que la opción de ahorrar a largo plazo es la única para algunos autónomos. Con el retraso de la edad de jubilación a los 67 años y la ampliación del cálculo de las pensiones a los 25 últimos años de vida laboral, los trabajadores por cuenta propia que quieran tener derecho a la pensión máxima deberían elevar su base de cotización a partir de los 42 años o a los 40, en caso de que puedan jubilarse a los 65 años. Por otra parte, a partir de los 47 años los autónomos ya no pueden elegir libremente su base de cotización, estando limitada la máxima.

Como comentaba, ésto que hemos hablado puede ser una de las decisiones más importantes que puede tomar un autónomo a lo largo de su vida laboral ya que de ello depende su futura pensión de jubilación. A pesar de que nos cuesta mucho y es difícil mirar a tantos años vista, tal y como se presenta el futuro no muy lejano, es un ejercicio que debemos poner en práctica, planificarnos.

Con la metodología que aplicamos en Antonio del Barco – Asesoría Financiera, te hacemos mucho más fácil esta “compleja” decisión, pero a sabiendas que tomarás la decisión correcta.

“No podemos decidir por ti pero si podemos acompañarte a tomar la mejor decisión”

TRANSPARENCIA, TRANQUILIDAD Y SEGURIDAD PARA PARTICULARES Y EMPRESAS

Vitalicia como la misma vida

Hoy vamos a profundir un poco sobre una modalidad, tipo, instrumento financiero,…, que nos puede servir de gran ayuda a la hora de complementar nuestra pensión el día que dejemos de trabajar. Hoy vamos a hablar de las Rentas Vitalicias.

Las rentas vitalicias siguen creciendo en España. Al menos, eso se desprende de los datos publicados por ICEA (Investigación Cooperativa entre Entidades Aseguradoras y Fondos de Pensiones) y recogidos por UNESPA. Según ambas entidades, las rentas vitalicias aseguradas ganan terreno como sistema de previsión complementario. A cierre del pasado marzo, 28.728 personas mayores de 65 años transformaron el dinero logrado con la venta de algún elemento patrimonial (por ejemplo, una segunda vivienda, fondos de inversión, acciones, etc.) en una fuente garantizada de ingresos de por vida. Estas personas se acogieron a las ventajas fiscales que se establecieron para este instrumento a raíz de la última reforma del IRPF. Estas rentas vitalicias acumulan un volumen de ahorro bajo gestión de 2.554 millones de euros.

Las rentas vitalicias y temporales constituyen el instrumento financiero más relevante en términos de ahorro gestionado, acumulando unas provisiones técnicas de 89.428 millones de euros, un 2,12% más que el año pasado.

¿Qué son las Rentas Vitalicias?

Las rentas vitalicias son un seguro de vida-ahorro, un instrumento en auge para planificar y construir un ahorro para la jubilación y, de ese modo, complementar la pensión pública y mantener el nivel de vida previo al cese de la actividad laboral.

Para hacer más sencilla la explicación, las rentas vitalicias transforman un patrimonio que tengamos en una fuente de ingresos regular: es decir, nos ofrecen la oportunidad de percibir una cantidad de dinero con certidumbre a partir de alguna de nuestras posesiones. De este modo, se utiliza el valor de ese patrimonio mientras vivimos, y no dejamos que nuestros bienes queden obsoletos en valor cuando más lo necesitamos. Las rentas vitalicias suponen un complemento a las pensiones públicas por jubilación que impiden que baje el poder adquisitivo de los jubilados, resultando así en una influencia positiva en la economía española y, por consiguiente, en el empleo.

Además, al contratar una renta vitalicia se puede elegir la cantidad que recibirán los herederos en caso de fallecimiento. A menudo se dice que los españoles son “ricos en patrimonio” y “pobres en rentas”, refiriéndose a la posesión de bienes materiales que resulta ineficiente como fuente económica. Las rentas vitalicias transforman este dicho convirtiendo nuestro patrimonio en base de nuestra renta.

Ventajas fiscales de las rentas vitalicias

Aquellas personas que sean mayores de 65 años pueden disfrutar de ventajas fiscales al contratar un seguro de renta vitalicia, ya que quedan libres de impuestos todos aquellos ingresos obtenidos por la transmisión de un activo, ya sea una casa –sea o no vivienda habitual–, una cartera de fondos de inversión, un paquete de acciones, la posesión de un negocio o una licencia de taxi, por ejemplo.

Para poder beneficiarse de las ventajas fiscales que ofrecen las rentas vitalicias, hay que cumplir los siguientes requisitos:

  1. El contribuyente debe de tener más de 65 años.
  2. No pueden transcurrir más de 6 meses entre la operación de transmisión y la contratación de la renta vitalicia.
  3. La ventaja fiscal sólo aplicará a importes hasta 240.000 euros. De esta manera, para un importe de, por ejemplo, 400.000 euros, sólo estarán exentos de tributación los primeros 240.000 euros.

En cuanto al cobro de la renta vitalicia, sí está sujeta a impuestos pero sus deducciones son muy elevadas y se van minimizando aún más a medida que avanza la edad. Si el ahorro acumulado procede de instrumentos financieros sin ventajas fiscales, la renta percibida no se considera renta del trabajo, sino rendimiento del ahorro. Del mismo modo, el titular de la renta vitalicia ni siquiera paga impuestos por toda la renta, sino sólo por una parte de ella. Y la parte es más pequeña cuantos más años tengas en el momento de percibir el primer pago. Por encima de 60 años, pagas por 5 de cada 100 euros que cobres; y, si tienes 70 o más, por un euro y medio por cada 100 que recibas.

Como vemos en este breve post la Renta Vitalicia es un instrumento más que atractivo a la hora de complementar nuestra pensión en el futuro si se poseen bienes o activos y se venden, tanto para complementar dicha pensión como para evitar pagar una cantidad considerable de impuestos por la transmisión patrimonial.

Al igual que en anteriores ocasiones, en Antonio del Barco – Asesoría Financiera y Jurídica te ayudamos y asesoramos a gestionar y planificar de manera adecuada la propia transmisión del activo, como en la posterior elección del instrumento de Renta Vitalicia.

“No podemos decidir por ti pero si podemos acompañarte a tomar la mejor decisión”

Asegúrate de estar seguro

Hoy vamos a hablar de un tipo de seguro que aunque no lo parezca es bastante desconocido principalmente por que no se conocen del todo las coberturas que realmente nos puede llegar a ofrecer. Hablamos de los seguros de vida.

Disponer de un seguro de vida que nos ofrezca una cobertura en caso de fallecimiento o incapacidad temporal o permanente es algo muy importante, ya que así nos cubrimos a nosotros mismos y a nuestros beneficiarios, que estarían cubiertos y recibirían una indemnización por parte de la compañía. En el mercado existen distintos tipos de seguros de vida que a continuación vamos a contarte, para que puedas elegir el que mejor se ajuste a tus necesidades e intereses.

Recuerda también que como “estudiosos” de la materia, en Antonio del Barco – Asesoría Financiera te ayudaremos a elegir la mejor opción.

Seguros de vida riesgo

El seguro de vida riesgo es uno de los seguros más contratados dentro de los diferentes tipos existentes. Este tipo de pólizas cubren el fallecimiento del asegurado y el capital contratado es pagado inmediatamente después de que esto ocurra, siempre que sea antes de la finalización del plazo del seguro.

Dentro de este tipo de seguros, encontramos dos opciones:

Seguros de vida temporal

Este seguro está más orientado para gente joven debido a su bajo coste, que suele subir considerablemente para personas mayores, ya que tienen más riesgo. Como su nombre indica, este tipo de seguro es temporal, por lo que podrás contratarlo durante un periodo de tiempo concreto que puede ir desde algunos días, para estar protegido durante un viaje, unos años, entre 10 y 20, o hasta tener una determinada edad, que suelen ser los 65 años. 

Seguros de vida entera

Al contrario que los seguros de vida temporal, que sólo te cubrirían durante un periodo de tiempo determinado, los seguros de vida entera no tienen en cuenta el momento del fallecimiento del asegurado, da igual cuando sea. Este tipo de póliza cubre de forma vitalicia y su finalidad es la de suministrar a la familia o beneficiarios un capital que compense la pérdida de ingresos a causa de la muerte del asegurado.

Además de poder elegir entre seguro de vida temporal o de vida entera, algunas aseguradoras te permitirán escoger entre un seguro individual o para parejas:

  • Seguro de vida clásico individual: Da igual cuál sea tu estado civil, con este seguro tus familiares estarán protegidos.
  • Seguro de vida dúo: Con este tipo de seguro, los dos miembros de la pareja podréis estar protegidos en caso de que uno de los dos falte
Seguros de vida por incapacidad

Existen algunos seguros de vida que, además del fallecimiento, ofrecen coberturas por incapacidad temporal o permanente. El subsidio que se ofrece con estos seguros es limitado y pueden recibirse en caso de ser hospitalizado, accidente o enfermedad. Las aseguradoras suelen contar con este tipo de seguros para dar solución a las personas que buscan tener este tipo de respaldo económico.

Algunas de las características que suelen tener estos tipos de seguros son:

  • La indemnización que suele ofrecerse tiene el fin de subsanar la pérdida irreversible de ingresos por parte del asegurado puesto que no podrá volver a trabajar.
  • Algunas compañías permiten complementar la indemnización por fallecimiento con un capital adicional y así poder hacer frente a estas situaciones.

Seguros de vida ahorro

Estos seguros están pensados para ahorrar de cara al futuro, bien sea para supervivencia o jubilación y obtener un determinado capital al final del plazo contratado. Este capital consiste en las aportaciones del usuario sumadas a una rentabilidad previamente pactada o en base a una gestión de las inversiones. La idea de este tipo de seguros es la de invertir a medio y largo plazo para, en el futuro, poder complementar la pensión o acumular capital suficiente para hacer frente a situaciones futuras. Dentro de este tipo de seguros, podemos encontrar las siguientes opciones:

Plan Individual de Ahorro Sistemático o PIAS

La idea de estos seguros es ir acumulando durante un cierto tiempo una cantidad de capital suficiente que se podrá retirar a partir de la edad señalada en el contrato en forma de renta vitalicia. No tendrás la necesidad de esperar a la jubilación para retirarla y, además, estará exenta de impuestos.

Plan de Previsión Asegurado o PPA

Los PPA son igual que los planes de pensiones, con la diferencia de que están contratados con la aseguradora en lugar de con un fondo de pensiones. Estos Planes tienen una rentabilidad garantizada y no pueden ser objeto de embargo.

Seguro Individual de Ahorro a Largo Plazo o SIALP

Este seguro de vida pretende fomentar el ahorro a largo plazo y, al igual que el PIAS, ofrece ventajas fiscales como la exención fiscal de los rendimientos obtenidos. Deberás tener en cuenta que, para este tipo de seguro, la cantidad máxima anual aportada será de 5.000 € al año. Además el tomador, el asegurado y el beneficiario deberán ser la misma persona.

Seguros de vida mixtos

Los seguros de vida mixtos aúnan en una misma póliza un seguro a todo riesgo y un seguro de ahorro. Su finalidad es que el asegurado esté cubierto en caso de fallecimiento y además, que en caso de supervivencia a la edad prefijada en el contrato, reciba una prestación. 

Seguros de vida vinculados a hipoteca o préstamo

Contar con un seguro de vida vinculado a la hipoteca o préstamo puede ser una buena idea para asegurar tu bienestar y el de los tuyos en caso de invalidez o fallecimiento. Esto se debe a que, en caso de que se dé una de las  dos situaciones, gracias a este tipo de póliza, la deuda quedaría pagada. Este tipo de seguro, te ayudará a vivir más relajado ya que, en caso de fallecimiento, tus familiares no tendrán que hacerse cargo de tus deudas.

Como vemos hay varios tipos de seguro de vida que nos pueden dar cobertura en varias contingencias y en varias situaciones de nuestra vida más allá de cubrirnos el fallecimiento.

Lo mejor noticia de todas es que en Antonio del Barco – Asesoría Financiera podemos ayudarte y asesorarte a elegir cualquiera de estos tipos de seguros ya que ¡contamos con todos ellos! 🙂

“No podemos decidir por ti pero si podemos acompañarte a tomar la mejor decisión”

TRANSPARENCIA, TRANQUILIDAD Y SEGURIDAD PARA PARTICULARES Y EMPRESAS

Nueva ley, nuevas condiciones

La nueva norma cambia el reparto de los gastos, las tasas por pago anticipado y protege más al cliente del desahucio, ENTRE OTRAS

La nueva ley hipotecaria (Ley Reguladora de los Contratos de Crédito inmobiliario) que vivió este lunes el primer día hábil en vigor, obliga a las entidades a asumir los gastos de notaría, gestoría y registro, lo que permitirá a los clientes ahorrar una media de entre 500 y 1.000 euros, entre otras novedades.

Entre las novedades más destacadas, el texto establece que desde ahora serán los bancos y no los clientes los que tendrán que hacerse cargo del pago de las primeras copias del notario, los gastos del registro y los de la gestoría; habrá un abaratamiento de los intereses de demora y de amortización anticipada; y aumentan los meses de impago antes de que se ejecute un crédito.

El reparto de los gastos de la hipoteca

La mayor parte de los gastos relacionados con la contratación de una hipoteca, que hasta ahora recaían fundamentalmente en el cliente, pasarán a ser responsabilidad del banco. Los gastos de gestoría, de notaría y de registro corresponderán a la entidad, mientras que el cliente solamente asumirá los de tasación y los de las copias notariales.

El polémico impuesto sobre actos jurídicos documentados (IAJD) correrá también a cargo del banco, según el Real Decreto-ley 17/2018.

Elimina las cláusulas suelo y protege más del desahucio

La norma también elimina las cláusulas suelo. La dación en pago será voluntaria y solo se aplicará si lo establecen las partes. Otra novedad es que se endurece el inicio del procedimiento de desahucio. Para que una entidad pueda ejercer su derecho de vencimiento anticipado, las cuotas impagadas deben superar el 3% del capital concedido o 12 cuotas mensuales si se produce en la primera mitad de vida de un préstamo, y el 7% del capital concedido o 15 cuotas mensuales si ocurre durante la segunda mitad. Adicionalmente se exige que el prestamista haya requerido el pago pendiente al prestatario concediéndole, al menos, un mes para cumplir.

Límites a las comisiones por el pago anticipado en tipos fijos y variables

Por otro lado, se limitará por primera vez la comisión máxima a aplicar por un banco a un cliente en caso de que el segundo decida devolver de forma anticipada parte o la totalidad de la deuda de un préstamo a tipo fijo. Hasta ahora solo estaban regulados los reembolsos anticipados en préstamos a tipo variable, cuyas comisiones, que ya estaban establecidas por ley, se reducirán. Para las hipotecas variables se establecerá un 0,25% durante los 3 primeros años y un 0,15% a partir del 4º año, mientras que en las hipotecas a tipo fijo se aplicará un 2% sobre la amortización si se realiza en los 10 primeros años y un 1,5% a partir del siguiente.

Más comunicación con los notarios y más formación en los bancos

Los supervisores de las oficinas tendrán que examinarse a mediados del próximo mes de julio sobre el nuevo reglamento, mientras que el resto de empleados tienen de margen un año para aprobar estos exámenes que certifican su idoneidad para el asesoramiento en la venta de productos hipotecarios.

Asimismo, las entidades deberán volcar en la plataforma tecnológica de los notarios las condiciones que ofrezcan a los interesados para que luego los fedatarios públicos puedan informar a sus clientes de forma personalizada y detallada y sin la presencia de representantes del banco.

Los notarios deberán informar a los clientes de forma gratuita sobre las condiciones y cláusulas precisas del préstamo hipotecario que le ofrece el banco en el plazo de 10 días, realizar un test de comprensión al ciudadano y reflejar esa información en un acta notarial, también sin ningún coste.

A parte de estas medidas comentadas hay varias novedades más en la nueva ley hipotecaria que afectan tanto a consumidores como a entidades.

Como ya estáis haciendo muchos, en Antonio del Barco – Asesoría Financiera nos encargamos de daros información sobre todo lo relacionado a esta nueva ley y a más asuntos financieros y por supuesto nos ponemos manos a la obra para ayudaros a encontrar la hipoteca más adecuada para cada uno.

“No podemos decidir por ti pero si podemos acompañarte a tomar la mejor decisión”

TRANSPARENCIA, TRANQUILIDAD Y SEGURIDAD PARA PARTICULARES Y EMPRESAS